viernes, 27 de diciembre de 2013

raquel del XLI al XLV.

XLI.

Sentirte cerca, pese a todo.
No hemos cambiado tanto y, sin embargo,
somos tan diferentes…
No entiendo nada,
pero tú eres más sabio que yo y quizás sepas
a dónde estoy llegando.
¿Por qué sigo sintiéndome tan tuya?


XLII

Tus palabras me han puesto
la sonrisa en su sitio.
Sé que me quieres,
pero necesito que me lo digas
y que me lo digas como lo has hecho:
Te quiero, perra.


XLIII.

Mi sitio está donde tú quieras, amo.
Mi deseo es ocupar
el lugar de tus zapatos:
de día a tus pies, y de noche
a los pies de tu cama,
atenta a un movimiento tuyo,
esperando a que llegue
el día siguiente para servirte.


XLIV.

Ha ocurrido algo fantástico.
Necesito contártelo.
No sé si esperaré hasta la noche,
pero quiero que sientas en mi voz
lo feliz que me has hecho sin saberlo.

XLV.

Una tarde feliz
por hacerme sentir
que la vida es preciosa.
Tu perra cuando es buena
se vuelve muy pidona.

Quiero todas tus noches.


Aklan.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Felices Fiestas




Muchas felicidades de SirAttis y su gatita flava

Soñar Contigo...


Déjame esta noche soñar contigo,
déjame imaginarme en tus labios los míos,
déjame que me crea que te vuelvo loca,
déjame que yo sea quien te quite la ropa.

Déjame que mis manos rocen las tuyas,
déjame que te tome por la cintura,
déjame que te espere aunque no vuelvas,
déjame que te deje, tenerme pena.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame presumir, de ti un poquito,
que mi piel sea el forro de tu vestido.
Déjame que te coma solo con los ojos,
con lo que me provocas yo me conformo.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame esta noche... soñar... soñar... contigo...